Onda Layetana Noticias - La actualidad sin fronteras

Universitarios catalanes: Los más perjudicados del curso 2019-2020

José A. Ruiz 28/07/2020
Los estudiantes universitarios en Cataluña han tenido más obstáculos y menos opciones que los del resto de España

Que este año los estudiantes y sus profesores se han enfrentado a retos inéditos es algo que todos hemos podido constatar.  Clases a distancia con profesores no acostumbrados a ello, con infraestructuras improvisadas, con temarios adaptados a toda prisa a nuevas plataformas.. Los estudiantes de grado superior en toda España se han enfrentado a innumerables obstáculos.  Sin embargo, es en Cataluña donde los retos a superar han hecho que, para muchos, el pago de las tasas universitarias no haya valido la pena. Enumeramos los tres principales obstáculos a los que se han enfrentado.
 
Un trimestre casi perdido por la pandemia
 
Este obstáculo lo tuvieron en común todos los españoles.  Confinados en invierno y "liberados" en verano, la pandemia eliminó de un plumazo las clases presenciales.  Muchos estudiantes se lo tomaron con filosofía y aprovecharon el confinamiento para estudiar como nunca.  Otros acusaron fuertemente la falta de clases presenciales que les ayudaban a mantener la disciplina.  La incertidumbre y la ansiedad tampoco fueron buenos compañeros de estudio y la brecha digital se cebó especialmente con los más humildes.  Para algunos fue una oportunidad, pero para muchos otros significó perder el trimestre definitivo, truncar la recta final del curso.
 
Otro trimestre perdido por el "otoño caliente" del nacionalismo
 
La pandemia ha llenado tan por completo nuestras vidas que muchos olvidamos que Cataluña ardió durante el primer trimestre del curso que ahora acaba.  Las calles de Barcelona y de otros municipios fueron pasto de las llamas y los icónicos "panots" (las baldosas de las calles de Barcelona) fueron destrozados para ser usados como munición contra policías, periodistas y ciudadanos disconformes.  Las universidades fueron tomadas por encapuchados que las ocuparon, impidiendo a los alumnos su derecho a estudiar.  Muchos profesores nacionalistas otorgaron dispensas e incluso aprobados gratis a aquellos alumnos que se uniesen a la revuelta mientras identificaban a quienes querían proseguir sus estudios.  Prácticamente cada día los estudiantes debían enfrentarse a los encapuchados que levantaban barricadas en las entradas de las facultades para que no pudiesen estudiar, un derecho que muchos alumnos (y algunos profesores que no toleraban tal atropello de derechos) tuvieron que defender con sus propias manos.
 
Sin posibilidad de salir de Cataluña
 
La Generalitat de Cataluña, de forma arbitraria, ha decidido este año retrasar la publicación de resultados de los exámenes hasta que finalicen los plazos de preinscripción de las universidades del resto de España, cosa que ha sucedido este pasado domingo 26 de julio.  No podemos saber si el propósito ha sido frenar el éxodo de estudiantes a otras comunidades (la "fuga de cerebros"), pero en cualquier caso la publicación no se ha efectuado hasta este lunes 27, diez días más tarde que en el resto de España.  De este modo a los alumnos universitarios catalanes se les impide optar a cualquier universidad fuera de Cataluña (y muchos tenían esa intención) por muy buena nota que puedan haber conseguido.
 
Estas tres razones son suficientes para asegurar que ningún alumno universitario de España ha tenido un curso tan boicoteado como los catalanes, sin contar con el desprestigio al que el nacionalismo ha llevado a sus instituciones educativas, otrora señeras y ahora politizadas como demuestran las presiones contra la lengua española o la falta de libertad de expresión en el campus de la Universidad de Barcelona, bastión separatista en el que la discrepancia es atacada incluso físicamente y quienes la defienden son objeto de exclusión social mientras sus responsables callan y otorgan manga ancha a los vándalos autodenominados "antifascistas" para que silencien cualquier oposición ideológica.
 
Triste panorama para unos jóvenes en la etapa más crucial de su vida, que han de enfrentarse a retos que no deberían tener que superar en este momento de crecimiento personal.
Onda Layetana Noticias: Artículos relacionados