Dónde está mi muso

Eva Higueras 19/11/2020 105
El día a día de cualquiera de nosotros puede ser una fuente de inspiración inmensa
Es como todo. Hay dias estás inspirada y otros en que la musa, si es que la tienes, (en mi caso debería ser un muso o, no se, un Adonis o ¿que seria un equivalente masculino a una musa?) bueno pues por lo que sea pues no se te aparece y entonces dices: 
 
Vale, tengo que escribir sobre algo, que que hablar sobre algo. Pero, oye, que no sabes de lo que hablar. 
 
Y te esfuerzas, sí. Es verdad. Pero que nada. Venga, va, vamos a hacerlo juntos. Pongo la mente en modo avión. ¡Espera, espera, espera! Está pitando una alarma en la cocina. 
 
Resulta que he empezado el régimen (Sí, otra vez) y me han aconsejado que cocine al vapor o a la plancha o al horno y hoy he decidido hacerme un pescadito al horno: Exactamente una Dorada. Me la iba a hacer mañana pero en el súper me han dicho que era congelada y que mejor por el anisakis (un bicho muy raro) mejor que me la hiciera hoy. 
 
¡Pues qué bien! Y yo casi una hora haciendo cola en la pescadería porque queria pescado fresco, cuando sabiéndolo podría haber ido directamente a la tienda de congelados y descongelar al bichito en el microondas. Bueno, va.. pensamiento positivo. 
 
¡Ay! Espera, espera, espera.. acaba de avisarme la lavadora de que ya ha acabado el lavado que puse. 
 
Ya sé que esta es una conversación muy típica, pero mi lavadora me tiene manía, y se me traga mis braguitas preferidas. Y la verdad es que no sé para qué las quiere. Bueno, también se traga algún que otro calcetín, pero eso me lo trae al pairo. 
 
El día que venga el reparador de lavadoras, abra sus tripas y vea toda mi lencería (que es muy mona, todo hay que decirlo) espero que no haga ningún comentario al respecto y me mire con una sonrisita graciosa. 
 
¡Ay! Un segundo, un segundo. Llaman al telefonillo. ¡Ostras, ostras! Me dicen que traen una notificación del juzgado. 
 
¡Alarma, Alarma! Voy en pijama y el señor sube a mi casa porque he de firmarle el recibí. He de ponerme un poco mona. ¡Venga, rápido! Me coloco mi bata de seda roja, que es lo primero que tengo a mano, y en cuanto le abro la puerta pienso ¿Ha sido lo más adecuado abrír a un cartero del juzgado con una bata de seda roja? Bueno, venga. Una firmita y listos. Esta notificación del juzgado es por una denuncia que puse en su dia a un tipijo que me acosaba sexualmente por redes sociales. Menos mal, pero hasta enero no es la vista. 
 
¡Bah! Tranquilidad. 
 
Mmm. ¡Perdón! Suena el teléfono. Es mi madre. Está alterada por qué el Corega que le llevé ayer no le va bien y es que resulta que le llevé el Corega normal y no el 'forte'. ¡Jolin, qué bronca me he llevado! 
 
Bueno. Como os decía al principio hoy no tengo al 'muso' de mi lado y no puedo explicarlos nada. Ya veis. Mi vida es muy monótona. 
 
Seguiré buscando mi inspiración.
 
.