El Fascismo

David Martín 09/11/2019 1132
No hay mayor insulto que llamar a alguien "Fascista". Pero ¿Quién es realmente fascista? Despeja tus dudas
Hola, amigos.
 
Los nacionalistas catalanes suelen llamar "fascistas" a sus adversarios. ¿Os habéis dado cuenta? En la televisión nacionalista esa palabra suena constantemente, pero ¿Sabéis lo que no han hecho nunca? Explicarla.  Y yo me pregunto: ¿Por qué? ¿Saben realmente lo que significa? ¿Lo sabemos nosotros?
 
Para entenderlo he consultado varias fuentes, desde algunos diccionarios hasta la misma Wikipedia.  Y he descubierto que es muy fácil explicar el fascismo si explicamos primero otros dos conceptos.  Así que allá vamos.
 
El Patriotismo
 
El patriotismo es el orgullo por la propia tierra y por la gente que convive en ella.  Las lenguas, las razas, las culturas, todo lo que sea propio de nuestra tierra.
 
- Sentimiento de pertenencia. Porque compartimos lazos con nuestros semejantes.  El patriota se siente parte de algo más grande.
- Orgullo compartido.  Elpatriota se enorgullece de los logros de otros compatriotas como si fueran suyos.
- No necesita enemigos.
- No necesita fomentar la diferencia. Si los demás son patriotas, pues bien, pero si no, no pasa nada.  El patriota ya es feliz siendo como es.
 
 
El Nacionalismo
 
El nacionalismo se parece mucho al patriotismo, pero estos  dos puntos cambian.  
 
- Sí necesita enemigos. El nacionalismo necesita alguien con quien compararse y a quien superar.  Este enemigo suele estar justo al lado, es un país, una raza o una cultura con la que no hay que mezclarse para no perder la pureza.
- Si necesita fomentar la diferencia. No basta con saber que somos diferentes.  Hay que potenciar los rasgos diferenciales, sean la cultura, la lengua, la religión.  Hay que ser tan diferente del enemigo como sea posible, porque parecerse a él sería rebajarse.
- La nación. Este es el rasgo principal.  De nación, nacionalismo.  Se identifica la tierra con el pueblo, ya sea por su raza, por cultura, religión o lengua, y no tolera la mezcla.  Si el pueblo del nacionalista es diferente ha de tener su propia nación con sus propias fronteras.  Y si un extranjero viene de fuera, ha de dejar su cultura en la puerta e integrarse en la nación, por que la cultura extranjera no aporta nada a la nación.
 
El Fascismo
 
El fascismo contiene todos los rasgos del Nacionalismo, pero va MUCHO más allá. Para empezar, 
 
- Imposición. El fascismo impone su ideología en todos los ámbitos.
- Violencia. El fascismo alienta los actos violentos.  Solo los condena si se van contra el régimen, pero si se hacen en su nombre, los anima y justifica.
- Ocupación totalitaria del espacio público. El fascismo llena las calles con sus símbolos de forma abusiva para intimidar al discrepante.
- La nación lo es todo.  Si no aceptas la nación eres un traidor.
- Es la tierra la que tiene derechos, no el individuo.  La lengua es la lengua de la tierra, la cultura de la tierra.. Las personas solo son "el pueblo" si apoyan al régimen fascista.  Si no, son traidores.  Y eso es peor que ser el enemigo.
- El enemigo es el culpable de todos los males.
- Fin de la empatía.  Se corta toda empatía hacia el enemigo y se le deshumaniza.  El enemigo no es persona, sino bestia, y por eso puedes burlarte de él e insultarlo.  Si simpatizas con él, también eres un traidor.
- Todo llegará con la nación.  Especialmente las conquistas sociales.  Las crisis acabarán y la vida será mejor, pero hasta que la nación llegue, la solución es imposible.
- Populismo. Los líderes dicen al pueblo lo que debe hacer, pero al mismo tiempo afirman que el pueblo es el verdadero protagonista y que ellos solo están obedeciendo al pueblo.
- Expansionismo.  El fascismo busca culturas parecidas para asimilarlas y extender sus fronteras.
- Manipulación de la Historia. Se construye una historia manipulada en la que el enemigo es mezquino, y siempre es el culpable de humillar y derrotar a la nación, que es mas noble y más antigua y tiene un pasado glorioso que se pierde en el tiempo.   Esto es así en todos los fascismos.
- Cultura dirigida.  El fascismo decide qué cultura es propia para impulsarla, y cual es impropia para reprimirla. 
- Medios politizados.  Se emite constantemente propaganda para ensalzar a los líderes del régimen y denigrar al enemigo. 
- Adoctrinamiento en las escuelas.  La educación se pone al servicio del régimen e inculca a los niños el amor a la nación y el odio al enemigo.  El profesor fascista nunca te dirá que intentes entender al discrepante.  Te dirá que es tu enemigo, que siempre ha sido malo y que no va a cambiar.
- Sin alternativas.  El fascismo desprecia la pluralidad y los planes alternativos.  Para el fascismo siempre es "Si o No", "Blanco o negro", "ahora o nunca".  Por eso siempre usa como arma el referéndum.  El régimen controla el resultado y lo utiliza ante el mundo para justificar sus acciones, porque son "el mandato del pueblo".
- Policía política. La policía responde al poder político y persigue a los discrepantes mientras hace la vista gorda con los excesos de sus seguidores.
- Fuerzas parapoliciales: Se crean Comandos De Represión con el beneplácito de los líderes.  Estos comandos reclutan a voluntarios para perseguir e intimidar a los discrepantes y llevar a cabo acciones violentas.
- Ejército. El fascismo suele ser militarista y si tiene un ejército, lo utiliza.
 
El Neofascismo
 
Hoy en día el fascismo ha experimentado una mutación.  Podemos llamarla Fascismo 2.0 o neofascismo.  Esta mutación es igual al fascismo de siempre. Hace lo mismo, pero va disfrazado.  Porque todo el mundo sabe que el fascismo causó en Europa los mayores horrores, así que el neofascismo, aunque sea extremista, se presenta bajo cualquier color político.  Aunque permita la violencia, se disfraza de pacifista, aunque sea totalitario, se disfraza de democracia.  Porque la mayoría de sus seguidores no son fascistas, sino gente a la que están engañando.  Pero si conoces el fascismo es muy fácil descubrirlo.  Solo tienes que ignorar las palabras con las que se disfraza, y fijarte en lo que hace.  No en sus palabras, sino en sus hechos.  Entonces verás que el fascismo son Mussolini, Hitler y Franco, pero no solo ellos.
 
¿Ha quedado claro?  Pues ahora os diré algo que jamás, JAMÁS os dirá un fascista:
 
Nunca creais a nadie de buenas a primeras. Ni siquiera a mí.  Porque mi opinión no vale más que la vuestra.
Contrastad las cosas. Investigad.  Y desconfiad de todo, especialmente si os gusta lo que oís. Solo así romperemos el marco mental.  Y hallaremos la verdad.
 
#HablemosClaro

Nota: Los programas de #HablemosClaro están disponibles en Español, Catalán e Inglés.  Os invito a verlos en vuestro idioma preferido y a difundirlos si estáis de acuerdo con el contenido.