Menos País

Miguel Del Amo 07/11/2019 107
División entre izquierdas que ya buscaban o eran cómplices de la división
Tierra y Libertad es una de mis películas favoritas por su calidad cinematográfica pero especialmente por su labor pedagógica. Una obra con mucha sustancia dirigida por Ken Loach en 1955 que narra la historia de un joven británico del bando republicano en la guerra civil española. Una historia que recuerda al "Homenaje a Cataluña" que escribió George Orwell.
 
Un buen reparto que contaba entre otros con Marc Martínez, Itziar Bollaín o Rosana Pastor, Rosana que es actualmente diputada en las Cortes Generales por Valencia y por Podemos. Ese es su partido.
 
Lo más interesante de esta película es por qué ganó nuestra guerra el bando Nacional, Le pese a quién le pese una razón fundamental fue la división entre la izquierda, un clásico de ayer de hoy, y parece que de siempre: División entre anarquistas comunistas y republicanos en general.
 
Como ejemplo una escena del filme de Loach donde nos muestra el sitio la central de Telefónica en Barcelona, un bastión de la CNT. Se trataba de un claro símbolo de las conquistas revolucionarias que las fuerzas catalanistas de la Generalitat junto a los comunistas y otros miembros de la legalidad republicana no dudaron en atacar. Fue una táctica de los estalinistas y de sus aliados para arrebatar el poder a los comités obreros, que chocó enérgicamente con los trabajadores en armas.
 
¿Y cómo se presenta la izquierda ante las próximas elecciones del diez de noviembre? Pues volvamos a Rosana Pastor, esta actriz y política declaró hace un tiempo "Soy de Iglejón" ¿Eh? Han escuchado ustedes bién. "Soy de Iglejón". Buena salida en su momento, pero imposible de mantener un la actualidad. Ahora mismo o se es de Pablo Iglesias o se es de Íñigo Errejón. O se está con uno o está con el otro. No hay medias tintas. No se puede ser "de Iglejón".
 
Más País dió el salto nacional desde Madrid donde tiene veinte diputados regionales solo con la defensa con Podemos, pero importante, ellos hubiesen apoyado un gobierno socialista. El problema vino después, cuando deciden presentarse en Barcelona y el candidato elegido de Más País en Barcelona es un soberanista y que hace cuatro días era un hombre de Nuet, ese ser que pulula en la política sin hacer nada de ruido y sí mucho daño. Un político capaz de pasar de Esquerra Unida Alternativa a Esquerra Republicana sin alevosía, sin nocturnidad y si sonrojo aparente.
 
Dos propuestas electorales de izquierdas. Eso sí, lo que proponen: Una España más débil. Menos País. Es imprescindible una propuesta electoral, viendo lo que está pasando en Cataluña, que vuelva al estado las competencias de educación y en su totalidad las de justicia. Solo así podremos tener en un futuro de una nación que se siga llamando España.