Nunca te enamores de tus políticos

José A. Ruiz 13/10/2020 177
Entregarte completamente al movimiento al que sigues puede hacerte perder tu voluntad
 Hace unos días se fijó la fecha para las próximas elecciones catalanas.  Serán el 14 de febrero, el día de los enamorados.  Y ya que sacamos el tema, vamos a hablar de amor.
 
 En el fondo somos todos unos románticos, y tendemos a enamorarnos.  Nos pasa con nuestras parejas, con las ideologías y con los partidos políticos. Al principio te roban el corazón, y sin poder evitarlo nos amoldamos a su caracter y a sus manías. Yo cuando voy a un mítin de mi partido, y veo a mi líder, y deja caer una de sus consignas.. ¿No la voy a repetir?  ¡Claro que la repito!  Pero a veces tengo miedo.  Pienso que en un momento dado mi líder podría decir cualquier cosa, y con la euforia de la situación, todos la repetiríamos, desde "¡Igualdad para todos!" hasta "¡viva mozambique!".  Aunque no venga a cuento de nada.
 
 A mí podría gustarme el Partido Socialista Obrero Español. ¡Joder, es que son cuatro palabras que me ponen a cién! La lucha obrera, los derechos sociales.. pero a lo mejor puedo no estar de acuerdo con su estrategia, o esa forma con la que nos están mintiendo a todos, la corrupción, las puertas giratorias...  ¿Para qué seguir?.
 
Mira, por otra parte.. puedo valorar positivamente a Ciudadanos.  Esos líderes, tan bonitos, tan limpitos..  Ese Rivera (cuando había Rivera) esa Arrimadas.. ¡Coño, si es que son guapos hasta recién levantados! Pero claro, a lo mejor no me gusta que se marchen todos de Cataluña, que es donde estaba la lucha que les dió propósito, o me fastidia que se desvíen del centro-izquierda al centro y luego al centro derecha.. ¡que me estais mareando!
 
 Para eso puedo dejarme de hostias y hacerme del Partido Popular. Al fin y al cabo son los que nos sacan de cada crisis, claro que también les gusta llevárselo calentito, que jamás admiten un fallo aunque los pillen.
 
 ¿Sabes qué? Que ya me he cansado. Me voy a hacer de Podemos.  No es ninguna tontería.  Estoy harto de esta puñetera casta dominante.  Yo oigo hablar a Pablo Iglesias y considero que las cosas que dice tienen mucho sentido.  ¡Fuera estar a las órdenes del capital!, ¡Fuera los privilegios, el nepotismo, el cuñadismo, los políticos que enchufan a sus amigos y viven en chalets de lujo mientras las fuerzas del orden les aislan de la..! Que viva la hipocresía.  No.  Tampoco es eso lo que quiero.
 
 Debería hacerme de VOX.  ¿Los indepes se cargan su propia tierra?  ¡VOX es quien les sienta en el banquillo! Los de VOX son los que actúan cuando los demás solo hablan.. ahora que cuando hablan, preferiría que se hubieran callado. ¿Enfrentarse al nacionalismo con más nacionalismo? ¡Qué decepción!  ¿Negar que existe una violencia específica contra las mujeres?.
 
 Al final no sabes con qué quedarte. Todos te regalan los oídos, ¡pero ninguno vale!.  Este país no tiene remedio.
 
 ¡Me haré independentista! Quiero un estat propi. Manarán ríos de leche y miel y tendremos mucho dinero en el banco y helado de postre cada día.  Clar que si! Por que nosotros somos demócratas y gent de pau y cuando nos manifestamos no tiramos ni un paper a terra.  Bueno, algún contenedor sí que quemamos.. ¿eh? Y algún coche. Y si viene alguna reportera, mejor que se ponga casco.  Y ya que estamos tampoco nos quedan ya bancos, que se marcharon todos tras el golpe de estado. Pero seguro que si seguimos apretando y apretando expulsaremos a esos fascistas, botiflers, mesetarios, ñordos, charnegos y bestias con forma hum... ¡Uy!  ¿Qué ha sido eso?  Me escucho a mí mismo y me suena como..  No se si me entendeis.. Un equillo fascista que me está dando un poquillo de repelús.  ¿A ver si es que mis líderes me están tomando el pelo..?  ¿No serán capaces de haberme tenido ocho años cabreado para nada?.  A ver si al final no voy a tener helado de postre, sino yogur.. natural y de marca blanca.
 
 Ay.. Tenemos que dejar de amar a nuestros líderes.  Son nuestros gestores.  Unos gestores muchas veces taimados.  Tenemos que mirarles a los ojos y decirles: "¡Eh! Os estoy dando mi confianza. Ahora os toca ganárosla".
 
 ¿Criticar al rival?  Por supuesto.  Pero a quien más tenemos que criticar es al nuestro.  No nos convirtamos en hoolligans descerebrados.  No dejemos que nos señalen un enemigo y vayamos todos a por él como borregos.  No dejemos que el amor nos lleve a la guerra, porque no todo vale.
 
 Solo así evitaras que te decepcione.