Voces Layetanas - Reflexiones libres e independientes

Todas las malas decisiones de Sanchez

José A. Ruiz 10/12/2019
Los pasos hacia el desastre del presidente en funciones

Quisiera que nadie tomase este artículo como un ataque al rival desde una posición opuesta, sino como la honda decepción de quien en su día votó repetidamente al partido socialista como la opción política más razonable de centro-izquierda.  Y lo que quiero transmitir con ello es un gran temor por el futuro que nos espera.
 
El presidente en funciones que más tiempo ha retenido tal condición en toda nuestra historia está tomando en estos meses de poder latente todas las malas decisiones posibles y repitiendo los peores errores de todos sus predecesores en la Moncloa.  Solo que en su caso no parecen ser errores, porque los comete con conciencia de lo que hace.  Y se mantiene firme en sus posiciones pese a que su plan A ha fracasado, así como el B y el C, pero el inquilino de la Moncloa encara el futuro con la sonrisa que tendría cualquiera a quien la suerte sonríe.
 
El conflicto en Cataluña:  En los últimos meses el señor Sanchez ha desarmado toda la ventaja moral que el gobierno de España tenía sobre el secesionismo.  El primer error ha sido la vergonzosa aceptación del marco mental nacionalista, que como ocurrió con el nacionalismo abertzale califica de "conflicto político" a un desafío ilegal que ha causado una ruptura social, odio, heridos y muertos (desde crímenes hispanófobos como los cometidos por Rodrigo Lanza hasta el francés fallecido mientras cargaba con sus maletas por la carretera durante el asedio al aeropuerto del Prat, pasando por los policías y mossos de Esquadra gravementes heridos por CDRs y "Tsunamis" alentados desde Waterloo y el Parlamento Catalán..)  Este "conflicto político" ha provocado un éxodo empresarial sin precedentes, un desplome del turismo interior, la incalculable pérdida de oportunidades de negocio y prosperidad (la Agencia Europea del Medicamento, posiblemente la Gigafactory europea de Tessla y a saber si se renovará el Mobile World Congress..).  A parte de eso ha legitimado a los golpistas presos y huidos, mandando a sus emisarios (desde Pablo Iglesias hasta los líderes sindicales) en lamentable romería a Lledoners para suplicar la intercesión de Junqueras, quien amenazó con paralizar la economía de su tierra y presionó a Puigdemont para consumar el golpe cuando este dudaba).  Sin necesitarlo, también da carta de legitimidad a la "cumbre" en Waterloo entre Torra y Puigdemont, dos reconocidos líderes de extrema derecha a quien solo los nacionalismos europeos de extrema derecha apoyan y que son para él interlocutores legítimos mientras todas las fuerzas políticas constitucionalistas, del centro a la derecha, no tienen esa legitimidad que parece dar el nacionalismo.  Y media España recuerda el bochorno que sintió cuando el presidente afirmó ante los medios tener el control de la fiscalía, tropiezo que rápidamente aprovecharon los secesionistas para afirmar que en España no hay separación de poderes. Lamentable.
 
La corrupción: El escándalo de los ERE ha superado ampliamente el expolio a los ciudadanos que supusieron los vergonzosos casos que provocaron la caída del Partido Popular.  Esos escrúpulos democráticos que le hacían a Pedro Sánchez no poder soportar compartir hemiciclo con alguien que "no es decente" se han disuelto como azucarillos en el agua ante los escándalos de su propia formación, que usa sin ruborizarse los argumentos que un día rechazó de sus rivales políticos.  Ni entro a valorar la doble moral de los líderes de Podemos.  Nada nuevo bajo el sol.
 
Las alianzas: Siguiendo con Podemos (o debería decir "Unidas Podemos", en un ejercicio de "Hembrismo" o "antimachismo" pasado de rosca), Pedro el incoherente repitió elecciones porque "no podía dormir" teniendo a miembros de Unidas Podemos en su gobierno y condicionado por separatistas.  ¡Toma ahora dos tazas!  Pues Pedro sigue sonriendo como todo se fuera cumpliendo según sus designios.
 
La estrategia: El adelanto electoral tuvo lugar justo en el momento de la sentencia del juicio del "procés", cuando Torra desató la furia concentrada a lo largo de dos años en una explosión de odio que tenía fecha y hora.  El gobierno de España, conocedor de lo que iba pasar, se mantuvo ausente mientras Barcelona ardía, en el momento en que mayor fortaleza era necesaria y las consecuencias de ese hecho aún no se han llegado a contabilizar.  Eso sí, las elecciones ni un día más tarde, no fuera a ser que la sentencia de los ERE mermase la campaña.
 
La coherencia: Ya la hemos mencionado.  Ningún político en su vida ha sido más maltratado por la hemeroteca.  Sus frases de hace unos años (o solo unos meses) le escupen a la cara su cinismo actual, rebaten sus excusas, le afean sus bajos valores.  No hay peor enemigo para el Pedro Sánchez de hoy que el Pedro Sánchez de ayer.
 
La visión de estado: No existe.  Cuando la inmensa mayoría de Españoles (y entre ellos la mayoría de Catalanes) rechaza el nacionalismo, Sánchez descarta a todos menos a quienes han demostrado jugar fuera del tablero democrático.  Su "novedosa" estrategia: contentar a la bestia alimentándola.  Un error del que el resto de fuerzas políticas ha aprendido.  Los nacionalistas (y no Cataluña) poseen ya las competencias en educación, en sanidad, en transportes.. pero aquí está Pedro Sánchez, valorando otorgar también infraestructuras clave como puertos y aeropuertos.  Nuevas "estructuras de estat" para el nacionalismo, que ni siquiera finge que con eso vaya a apaciguarse, ya que solo son nuevas conquistas en su camino irrenunciable a la ruptura.
 
Este es nuestro futuro inmediato.  Españoles abandonados por su gobierno.  Y entre ellos millones de catalanes que siguen siendo leales a su país pese a que tal lealtad no sea correspondida desde su gobierno, por que afortunadamente ni España es Pedro Sanchez ni Cataluña es Quim Torra.  Aunque desde fuera lo parezca.
 
España está dirigida por un político cuya conducta solo muestra un objetivo claro: El poder a toda costa.  Y la comunidad Catalana se haya secuestrada por políticos que no gobiernan por consignas políticas, sino de fe.
 
Una combinación que no puede depararnos nada bueno.
Onda Layetana Noticias: Artículos relacionados